La radiología intervencionista en el ictus isquémico consigue mejorar el pronóstico funcional posterior a la trombectomía administrando fibrinolisis intraarterial

La radiología intervencionista en el ictus isquémico consigue mejorar el pronóstico funcional posterior a la trombectomía administrando fibrinolisis intraarterial

Categoría: Notas de prensa
  • Supone una mejoría del 18,6% de los pacientes sin discapacidad tras un ictus al que se le ha realizado una trombectomía sin alteplasa intraarterial (59% frente a 40,4%)
  • El ictus isquémico es una de las causas más importantes de incapacidad permanente del adulto
  • El especialista en radiología es el médico encargado de subministrar la alteplasa intraarterial adyuvante a la trombectomía

Madrid, 27 de abril del 2022. El reciente estudio publicado en la revista JAMA “Effect of Intra-arterial Alteplase vs Placebo Following Successful Thrombectomy on Functional Outcomes in Patients With Large Vessel Occlusion Acute Ischemic Stroke: The CHOICE Randomized Clinical Trial” pone de manifiesto que el tratamiento con alteplasa intraarterial adjunta después de la trombectomía mejora los resultados positivos que se obtienen tras las trombectomías con recanalización.

Los resultados del estudio apuntan que hay un aumento del 18,6% de los pacientes sin discapacidad funcional tras un ictus al que se le ha realizado una trombectomía, administrando posteriormente alteplasa intraarterial, siendo un 59% de los pacientes los que obtienen dicha mejoría funcional con el fármaco, frente a 40,4% de los pacientes que mejoran su pronóstico sin el suministro la alteplasa intraarterial.

El Dr. Luis San Román Manzanera, autor del estudio, jefe de servicio de radiodiagnóstico del Hospital Clinic Barcelona y especialista en neurorradiología intervencionista de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) comenta que “este estudio demuestra que el uso de alteplasa intraarterial aumenta el número de pacientes sin discapacidad tras sufrir un ictus isquémico tratado con trombectomía. Lo que supone un hallazgo importante en la calidad de vida y supervivencia de estos pacientes”.

El ictus

El accidente cerebrovascular o ictus es una de las causas más importantes de incapacidad permanente del adulto y la segunda causa de muerte (la primera en mujeres). Además, puede provocar secuelas que afecten de manera importante la calidad de vida.

La atención a los pacientes que han sufrido un ictus se lleva a cabo gracias a un equipo multidisciplinar de profesionales especializados entre los que se encuentra el médico radiólogo, quien es el encargado, tanto de realizar la trombectomía en la fase aguda del ictus que permite la reperfusión cerebral de vasos de mediano y gran calibre, como administrar posteriormente en el mismo procedimiento la alteplasa intraarterial, favoreciendo la reapertura de la microcirculación.

Dado el impacto que tiene en la población el ictus, el nuevo hallazgo aporta un mejor pronóstico al que ya había con la trombectomía simple.

Metodología del estudio

Se realizó un ensayo de fase 2b aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo realizado desde diciembre de 2018 hasta mayo de 2021 en 7 centros de accidentes cerebrovasculares en Cataluña, España. El estudio incluyó a 121 pacientes con accidente cerebrovascular isquémico agudo con oclusión de vasos grandes tratados con trombectomía dentro de las 24 horas posteriores al inicio del accidente cerebrovascular y con una puntuación angiográfica ampliada de Tratamiento en Isquemia Cerebral de 2b50 a 3.

Los participantes se asignaron al azar para recibir alteplasa intraarterial (0,225 mg/kg; dosis máxima, 22,5 mg) infundida durante 15 a 30 minutos (n = 61) o placebo (n = 52).

Tal y como explica la revista JAMA, el estudio se terminó antes de tiempo por la incapacidad de mantener la disponibilidad del placebo y la tasa de inscripción debido a la pandemia de COVID-19. De 1825 pacientes con accidente cerebrovascular isquémico agudo tratados con trombectomía en los 7 sitios de estudio, 748 (41 %) pacientes cumplieron con los criterios angiográficos, 121 (7 %) pacientes fueron aleatorizados (edad media, 70,6 [DE, 13,7] años; 57 mujeres [ 47%]), y 113 (6%) fueron tratados como aleatorios. La proporción de participantes con una puntuación de 0 o 1 en la escala de Rankin modificada a los 90 días fue del 59,0 % (36/61) con alteplasa y del 40,4 % (21/52) con placebo (diferencia de riesgo ajustada, 18,4 %; IC del 95 %, 0,3 %-36,4%; p = 0,047). La proporción de pacientes con hemorragia intracraneal sintomática dentro de las 24 horas fue del 0 % con alteplasa y del 3,8 % con placebo (diferencia de riesgo, −3,8 %; IC del 95 %, −13,2 % a 2,5 %). La mortalidad a los 90 días fue del 8 % con alteplasa y del 15 % con placebo (diferencia de riesgos, −7,2 %; IC del 95 %, −19,2 % a 4,8 %).

Según el Dr. San Román “Es probable que se hubiera podido finalizar el estudio demostrando la eficacia del tratamiento sin la pandemia.  En cualquier caso, será necesario su validación en estudios multicéntricos, con un mayor número de pacientes, pero supone un gran hallazgo en el cambio de tratamiento de los pacientes con ictus isquémico agudo tras trombectomía”.

Referencias:

Noticias relacionadas